Natta

Dos personajes, extraños, entrañables, se encuentran, creando un mundo de ilusiones imposibles que sólo son pensables desde el surrealismo y la ingenuidad.

Compañía: Teatro del Velador
Autor: Juan Dolores Caballero
Duración: 80’
Procedencia: Sevilla
Género: Clown musical
Edad a partir de la que está recomendada: 10 años

Natta parte de un interrogante y la respuesta que al mismo da el dramaturgo “¿Qué es lo que me fascinaba, pues, del maravilloso mundo del circo? Pudiera haber sido tal vez la abigarrada mezcla de riesgo y diversión, pulsión de vida y pulsión de muerte, que conlleva el espectáculo del riesgo y de lo desconocido, de luces y oscuridad, cuando sólo puede presentirse el peligro facturado para ser vendido bajo una carpa de lona… pero creo que no, ahora sé que no podría explicar aquella fascinación sin recurrir a lo que nunca puede faltar en un circo (así lo pregonaban en el Price): “Los payasos impregnan esos recuerdos, personifican la alegría infantil, un sentido de lo cómico, del humor y de la risa que, en definitiva, cautiva la memoria. Los primeros recuerdos que me acompañan…”

 

Reparto: Manuel Solano y Eva Rubio
Dramaturgia: Juan Dolores Caballero
Composición musical: Inmaculada Almendral
Espacio escénico: Juan Dolores Caballero
Diseño vestuario: Mai Cantó
Diseño gráfico: Manolo Cuervo-Lete
Diseño de iluminación: Rafael Gómez
Fotografía: Luis Castilla, Centro Andaluz de Documentación de Las AAEE Y DE LA MÚSICA
Construcción escenografía: Israel García
Ayudante de producción: Azahara Montero
Dirección: Juan Dolores Caballero

Desde sus inicios, el Teatro del Velador se ha planteado la búsqueda y la investigación en el ámbito contemporáneo como manera de crear y definir un lenguaje propio. Desde sus inicios, define su teatro y su danza como “bruto”, bebiendo y basándose en el “arte bruto”, donde las técnicas y los sistemas de representación proceden de una invención completamente personal. Si hay un común denominador de las obras propuestas, podría ser el de la obsesión por los motivos de lo feo y el desecho humano. Desafiando los cánones clásicos de equilibrio y armonía, o quizás ignorándolos, prefiriendo el desequilibrio, el exceso y lo inacabado, tal vez como reflejo de una violencia callada e interior, tal vez como reacción silenciosa al dolor de una sociedad.
Ante la necesidad de exhibir todo aquello que nos avergüenza, buscamos un lenguaje universal no escrito, basado en el ritmo, el movimiento y la gestualidad.
El hombre como objeto que custodia la memoria. El hombre usado de una manera bien distinta a como aparece en ciertas vanguardias históricas.
Este hombre utilizado es un objet trouvé que rezuma memoria, conserva las huellas de su propietario, las marcas de su energía; es el objeto de la tienda de un anticuario, el que ya casi no sirve para nada y se amontona en la basura.
Podría decirse que a lo largo de veintiún años de trabajo el Teatro del Velador asienta los pilares de esta manera de hacer y crea un estilo propio, reconocible y reconocido, no sólo ya en su teatro y danza brutos como elemento formal, sino también en la asimilación y expresión de una cultura en la que se desarrollan y viven sus componentes. La cultura andaluza es también parte de ese mundo sensible. Con él construimos los espectáculos, el ritmo, el cante, el compás…la sentimentalidad universal, si se quiere, son parte de nuestras propuestas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies