Manuel Monteagudo nos regala un recorrido por la historia de ‘Taí Viginia’

La vuelta de esta propuesta a Sala Cero Teatro es una de las sorpresas de la programación especial que hemos preparado con motivo de nuestro XX aniversario. Con ella recuperamos un imprescindible del teatro andaluz de los últimos 25 años, del que hemos disfrutado y mucho en temporadas pasadas de nuestro espacio. Una tragicomedia sobre la vejez, la soledad y la locura, estrenado por Manuel Monteagudo allá por 1996, y que aún hoy sigue vigente.

Ya van 24 años de Taí Viginia, y Manuel Monteagudo nos regala un recorrido por su historia:
“Han pasado veinticuatro años desde su estreno, casi mil representaciones, premios de teatro, una crítica positiva unánime, gira por toda Andalucía y España y un público que lo ha visto en diferentes ocasiones o a oído hablar de esta obra”.

Taí Viginia se estrenó en 1996:
“Corría el año 1996, y mi compañero Guillermo Rodriguez como director y yo como actor, decidimos estrenar un espectáculo (creado a partir de improvisaciones) donde yo interpretaba una anciana que durante una hora intenta poder hacerse un café. Pese a que ya llevaba doce años como profesional, era la primera vez que me enfrentaba a un monólogo. Por un lado con miedo; pero también con muchas ganas y vitalidad, y a la vez con una gran inconsciencia de lo que estábamos creando.”

Nació basada en una historia muy cercana y personal:
“Exactamente, inspirada en la demencia que mi propia madre vivió durante diez años hasta su fallecimiento, ella fue nuestra gran referencia consciente e inconscientemente… durante todo el proceso. Y el resultado fue una obra que mezcla la comedia y la tragedia de la misma manera que la propia vida nos enseña a diario a navegar con tonos dramáticos, que a los minutos pueden convertirse en pura comedia e instantes cómicos que en segundos devienen en trágicos… Para mí también fue la manera de poder transitar, sostener y superar una enfermedad de este tipo, que para cualquier hijo o hija representa una experiencia muy dolorosa. Así fue como gracias al carácter de una madre demente pudimos hacer esta comedia trágica o esta tragedia cómica, como lo quieran ver.”

Este caracter tan íntimo la convierte en tu obra más emblemática:
“Durante estos veinticuatro años habré estrenado más de una veintena de nuevos espectáculos, pero de tiempo en tiempo siempre volvía a retomar esta para mí mágica obra. Cuando no me he sentido con las fuerzas o ganas de interpretarla, la he dejado reposar y descansar para retomarla nuevamente con otros bríos. Siempre he sabido que ella me estaba esperando para despertarla y darle nuevo aliento.”

Y en estos veinticuatro años, ¿no cambiaste en algunos términos el espectáculo?
“Yo siento que he permanecido fiel a él porque desde su estreno ya sentía que era redondo y suficiente. Aunque me doy cuenta que el actor que lo interpreta sí que ha cambiado: tiene veinticuatro años más, canas y algún achaque, alegrías y penas vividas: circunstancias que sin yo quererlo hacen de este espectáculo, siendo la misma obra, una experiencia más madura y rica.

Y ha sido un enorme placer sentir durante todos estos años como el público de una gran capital o el de un humilde pueblo andaluz ha disfrutado con Taí Viginia, ha sentido que le estaban hablando de su propia abuela, de su tía Paquita o de la vecina del cuarto, y han podido apreciar, fundiendo sus risas con las lágrimas, cómo una vejez demente está muy próxima a la loca niñez”.

Vuelves a Sala Cero Teatro en plena celebración de su XX aniversario:
“En esta ocasión vuelvo a la Sala Cero, testigo de diferentes reposiciones de Taí Viginia, en su 20 aniversario, como un espacio emblemático de Sevilla, donde siempre reina la buena comedia y el humor.”

¿Qué le dirías a quien aún no la haya visto?:
“Anímense a acercarse a Sala Cero a visitar a esta abuela, ella os estará esperando con su inseparable bombona de butano, su caja de cerillas, sus cartones de medicamentos  y su cafelito con leche recién hecho.

…Viginia Taiiii? Taiiiiii Viginia?”

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?