Mujeres de todas las edades son protagonistas de ‘A que voy yo y lo encuentro’

Sala Cero Teatro ha acogido los días 5 y 6 de julio el Laboratorio de Teatro de Espejos, una actividad con la que se ha dado voz a mujeres de todas las edades para hablar sobre la siempre compleja relación entre madres e hijas y viceversa. Esta acción se ha emprendido con el objetivo de facilitar la participación de mujeres en el proceso de creación de ‘A que voy yo y lo encuentro’, una obra escrita y dirigida por Ana Graciani, que está coproducida por Producciones Circulares, Territorio Violeta y Cantantes y Sonantes.

La dramaturga Ana Graciani propuso abrir este espectáculo a las mujeres, que ellas dieran su opinión y aportaran expresiones y vivencias, así surgió este laboratorio.

El día 5 se comenzó con la lectura de la primera mitad de la obra. Dos actrices sobre el escenario leían por primera vez y ante un grupo de mujeres este texto que narra la relación de una madre y su hija y viceversa, aunque en este mismo espectáculo haya muchas más historias. Rosa Merás y Cristina Almazán Díaz dieron vida a los personajes de esta obra.

Graciani fue leyendo los contextos de las escenas y además se contó con la actuación de los músicos Juan Miguel Valero y Ester Fernández Graciani, que tocaron todas las canciones que forman parte de esta obra de teatro. Y es que en ‘A que voy yo y lo encuentro’, la música es otro actor principal.

 

Conforme pasaban las escenas, Graciani paraba la lectura y daba el turno de palabra a las mujeres que estaban en Sala Cero Teatro. Se abordaron temas, como la sobreprotección, la infertilidad, la marcha de los hijos del hogar, la relación con las hijas cuando son niñas y luego cuando son adolescentes, el amor más allá de los lazos familiares… Todos estos aspectos y muchos más se podrán ver en esta obra que prevé su estreno en octubre en Madrid y que vendrá a Sala Cero Teatro unas semanas más tarde.

El día 6 se continuó con la lectura de las escenas y con el proceso participativo de las mujeres que asistieron al laboratorio.

Todas ellas, las que estuvieron el día 5 y el 6, dieron su opinión sobre los textos y las escenas, así como sobre la música que se interpretaba.

Pero, sobre todo, ellas recordaron escenas de su vida, hablaron de temas incómodos o complejos que les hicieron emocionar y narraron anécdotas con las que se identificaron y con las que sonrieron.

Las mujeres protagonizaron estos dos días de trabajo que servirá para nutrir la obra y ayudar a su finalización. ‘A que voy yo y lo encuentro’ se podrá ver en Sala Cero Teatro en unos meses.

A todas ellas les damos las gracias por su abrir su corazón.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad